jueves, 10 de julio de 2014

Día Mundial de la Población




   El Día Mundial de la Población fue establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) cuando en 1987 la Tierra alcanzó los cinco mil millones de habitantes.
   El objetivo de la conmemoración es centrar la atención de los pueblos en los problemas demográficos del mundo sobre todo y en especial en los programas de desarrollo del ser humano.
   Es un gran desafío de todos poder trabajar en la sostenibilidad, la urbanización, el acceso a los servicios de salud y el empoderamiento de los jóvenes.
   Asegurarnos todos que los embarazos en los jóvenes sean deseados, seguros y que puedan alcanzar con capacidad su desarrollo humano.
   Es importante el derecho a poder planificar su familia, planificar sus vidas y poder tener acceso a los más elementales servicios de salud, tener equidad de género, derechos de comunicación y de trabajo.

   El crecimiento de la población mundial presupone una preocupación al acceso a todos los recursos naturales y servicios de vital importancia para la vida como son el agua, alimentos, educación y atención sanitaria.
   Todos estamos llamados a preocuparnos por cómo viven nuestros pueblos y cómo podemos ayudar a mejorar el desarrollo humano.
   Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas en 1999 en su discurso con motivo de la celebración del Día Mundial de la Población dijo:

"La población no sólo es cuestión de números. Es una cuestión de seres humanos, una cuestión de individuos, una cuestión de cada uno de nosotros. Se trata de que cada mujer y cada hombre sean capaces de tomar decisiones libres, informadas y en igualdad, incluyendo el tamaño de su familia y el espaciamiento entre sus hijos. Se trata de que cada hombre y cada mujer sean capaces de mantener a los hijos que eligieron tener, de asegurar su bienestar y de darles una vida digna. Se trata de libertad individual, de derechos humanos y de desarrollo sostenible para todos".

   La especie humana es responsable de los avances científicos, del desarrollo de la humanidad, pero también somos responsables de las desigualdades, del hambre y de las miserias humanas que cada día afectan a más personas.
   Entonces… reflexionemos, cooperemos y preocupémonos todos por una población mundial con más desarrollo. Entreguemos equitativamente los recursos para que lleguen a todos.
   Estemos al tanto de darle una mejor calidad de vida al género humano.
¡Un mundo mejor es posible!