domingo, 29 de julio de 2018

Un nuevo comienzo



“Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida”.

Pitágoras de Samos, Filósofo y matemático griego.



A las puertas de cumplir los 62 años me empezó a rondar la idea de jubilarme, pues ya rebasaba la edad establecida, y merecía transitar por ese otro camino que constituye un proceso más en la vida de cada persona así como es el comienzo de los estudios o el inicio como trabajador.

Debo confesar que me llevó medio año tomar la decisión, muy poco tiempo comparado con los casi 45 de trabajo. Me fui preparando emocional y sicológicamente, así fueron creándose algunas expectativas que luego de mucho meditar me ayudaron a organizar las nuevas propuestas de vida para un futuro. El desarrollo en mi profesión y los disímiles compañeros y amigos que han sido parte de mí desde mis inicios influyeron en ella.

La jubilación, según los estudiosos del tema “… es uno de los eventos vitales que más afectan en la vida de una persona ya que de repente la persona sufre una alteración de sus rutinas diarias”.
El trabajo en cada persona define su identidad pues a lo largo de los años se van incorporando a su vida, amigos, actividades, hábitos y costumbres que hacen que sus relaciones humanas y sociales se incrementen. 
 Después de jubilarse es importante mantener las relaciones y buscar nuevas actividades satisfactorias que influya en la socialización y en el desarrollo de su vida en la sociedad. 




 El trabajador muchas veces no está preparado sicológicamente de cómo llevar a término su vida laboral. En mi caso, me sentí afortunada de llegar a la edad, satisfecha de la labor cumplida y deseosa de continuar con la participación social y de comunicación en defensa del desarrollo espiritual, profesional y socioeconómico que hacen llevar mejor calidad de vida.

Mi familia, en especial mis hijos, me han apoyado siempre a lo largo de mi vida y hoy acogen con orgullo mis nuevos proyectos y deseos para mantener activa el bienestar en esta nueva etapa.

 Aunque sobre la vejez y la jubilación existen diferentes mitos, todo depende de la forma en que cada persona afronte cada uno de estos eventos, y en mi caso, me he sentido muy feliz y realizada para emprender un nuevo comienzo.



viernes, 26 de enero de 2018

Usted en peligro de extinción



“El que respeta se honra como el respetado”. 

- José Martí


Expresarnos y dirigirnos de manera correcta hacia cualquier persona en la vida cotidiana, dice, de cada uno de nosotros, la educación, cultura y sensibilidad que poseemos. Cuanto más respeto das, más respeto tendrás.

El excesivo uso del tuteo se ha vuelto un tema “viral” en nuestra sociedad y 
ello debe llevarnos a todos a la reflexión.  
Las diferencias entre y USTED están en la manera en que nos comunicamos con las personas según las normas de cortesía y formalidad.
El se debe usar cuando la persona es un amigo, familiar o estemos en situaciones informales y de confianza. El usted con desconocidos, personas mayores o de jerarquía.
Nos ha dejado una desagradable impresión, por ejemplo, ver cómo un joven enfermero de un hospital infantil, tutea, sin ninguna pizca de respeto, lo mismo a la madre acompañante, que a la doctora que atiende al menor.
Debemos vigilar de no tutear al relacionarnos con personas desconocidas, clientes a los que les ofrecemos un servicio, al dirigirnos a nuestros superiores, maestros, médicos, ancianos, figuras puntuales de nuestra comunidad etc, así como cuidar de no usar expresiones chabacanas de moda, como “puro”, “tío”, “socio” y otros. 
Se ha dicho muchas veces, con certeza, que el hogar y la familia es la primera escuela de normas y educación, pero también los maestros lograrían en este aspecto un mejor resultado con la enseñanza diaria y con su ejemplo. Los medios de comunicación y la colectividad deben mantener el cuidado y la vigilancia para respetarnos los unos a los otros. 
De nuestro buen comportamiento haremos una mejor sociedad, a la que todos aspiramos, creciendo en sabiduría, instrucción y respeto al pueblo, y a las mujeres y hombres que viven en él. 
  "El tuteo no nos hace más cercanos sino menos respetuosos".


jueves, 19 de octubre de 2017

Patria, identidad y cultura



El término cultura, que proviene del latín cultus, hace referencia al cultivo del espíritu humano y de las facultades intelectuales del hombre. Incluye el conocimiento, el arte, las creencias, la ley, la moral, las costumbres así como los hábitos, habilidades y el desarrollo de la sociedad.
Cada 20 de octubre se celebra en nuestro país el Día de la Cultura Cubana que se instauró en 1980 por acuerdo del Consejo de Ministros en conmemoración al 20 de octubre de 1868 cuando las tropas mambisas de Carlos Manuel de Céspedes liberaron  la ciudad de Bayamo y por primera vez el pueblo entona La Bayamesa, letra escrita por Perucho Figueredo  y que después se convertiría en nuestro Himno Nacional.
Esta fecha marcó para siempre el nacimiento de la nación y su identidad, la esencia de nuestras raíces.
Nuestro Himno Nacional, himno de combate, posee en su letra la fuerza de la historia mambisa, en cada estrofa lleva el sentimiento patriótico de las luchas de independencia. Conmueve a todos los cubanos y advierte de la humildad y el decoro de nuestro pueblo.
José Martí, el 25 de junio de 1892, al reproducir La Bayamesa en el Periódico Patria comenta:
«Patria publica hoy, para que lo entonen todos los labios y lo guarden todos los hogares; para que corran de pena y de amor, las lágrimas de los que lo oyeron en el combate sublime por primera vez. Para que espolee la sangre en las venas juveniles, el himno a cuyos acordes, en la hora más bella y solemne de nuestra patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres. ¡Todavía se tiembla de recordar aquella escena maravillosa!» 
 También el 20 de octubre del año 2004 en la primera graduación de los Instructores de Arte en Villa Clara, luego de que se abrieran nuevas escuelas para su formación en el 2000 como parte de los programas de la Batalla de Ideas, Fidel dejó fundada oficialmente la Brigada de Instructores de Arte “José Martí”, y en su discurso dijo: “Con la integración a esta brigada, se consolidará la identificación de estos jóvenes con sus responsabilidades como instructores de arte, y se encauzará el necesario vínculo que deben mantener con el movimiento artístico del país y de cada territorio en particular”.
Desde entonces cada 20 de octubre se celebra en nuestro país la Fiesta de la Cubanía donde todo el pueblo comparte alegría y vida con la música cubana, la literatura, las artes plásticas, la artesanía, el cine o el teatro. Una gran fiesta de identidad nacional, una conmemoración de todos los cubanos.


martes, 3 de octubre de 2017

A medio siglo:Una fecha y tres hechos históricos



"Defenderemos, como hemos defendido hasta hoy, nuestros puntos de vista y nuestras posiciones y nuestra línea, de manera consecuente con nuestros actos y con nuestros hechos. Y nada nos podrá apartar de este camino".
-         Fidel Castro, 3 de octubre de 1965

El 3 de octubre de 1965 representó un día histórico y trascendental para nuestro país. En un acto celebrado en el hoy Teatro Karl Marx se daba a conocer el primer Comité Central del Partido Comunista de Cuba y el acuerdo de fusionar los periódicos Hoy y Revolución para crear uno nuevo que llevaría el nombre de Granma. En esa misma reunión Fidel Castro dio a conocer públicamente la Carta de despedida del Che.


  • Constitución del Comité Central del PCC: El Comité Central aplica la política trazada, los estatutos, resoluciones y acuerdos aprobados por el partido. Orienta y controla la política establecida para los órganos y organismos estatales; examina los programas y prioridades para el desarrollo económico y social del país y emite orientaciones generales. Decide cambios o modificaciones en las funciones y la estructura del partido.Este hecho representó un momento trascendental en la historia de nuestro máximo organismo político. Constituyó un gran paso organizativo que le ha permitido al Partido desempeñar cabalmente sus funciones de dirección y control, de guía político de la Revolución Cubana.


  • Creación del Periódico Granma: El periódico Granma es el Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, surge de la fusión de los periódicos Hoy y Revolución. Devino desde entonces un arma poderosa para la información veraz y la lucha ideológica, la más fiel y genuina expresión de la Revolución, del Partido y de los intereses del pueblo, al situarse a la altura del periodismo que exigen estos tiempos. Cuenta con una edición digital y otra en papel, se edita en idioma español, inglés, francés, portugués, italiano y alemán. Su primer número comenzó a circular al siguiente día, el 4 de octubre de 1965.


  • Fidel da lectura a la carta de despedida del Che: Esta carta constituyó un paradigma de desprendimiento, abnegación, grandeza y espíritu de sacrificio. El Che poseía todos los méritos y virtudes necesarios para pertenecer a las filas del Partido y del Comité Central, a las que hacía formal renuncia para partir a otras tierras.



Texto de la carta de despedida del comandante Ernesto "Ché" Guevara:

Fidel:

   Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en casa de María Antonia, de cuando me propusiste venir, de toda la tensión de los preparativos.

Un día pasaron preguntando a quién se debía avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera). Muchos compañeros quedaron a lo largo del camino hacia la victoria.

  Hoy todo tiene un tono menos dramático porque somos más maduros, pero el hecho se repite. Siento que he cumplido la parte de mi deber que me ataba a la Revolución cubana en su territorio y me despido de ti, de los compañeros, de tu pueblo que ya es mío.

   Hago formal renuncia de mis cargos en la Dirección del Partido, de mi puesto de Ministro, de mi grado de Comandante, de mi condición de cubano. Nada legal me ata a Cuba, sólo lazos de otra clase que no se pueden romper como los nombramientos.

   Haciendo un recuento de mi vida pasada creo haber trabajado con suficiente honradez y dedicación para consolidar el triunfo revolucionario.

   Mi única falta de alguna gravedad es no haber confiado más en ti desde los primeros momentos de la Sierra Maestra y no haber comprendido con suficiente celeridad tus cualidades de conductor y de revolucionario.

   He vivido días magníficos y sentí a tu lado el orgullo de pertenecer a nuestro pueblo en los días luminosos y tristes de la Crisis del Caribe.

   Pocas veces brilló más alto un estadista que en esos días, me enorgullezco también de haberte seguido sin vacilaciones, identificado con tu manera de pensar y de ver y apreciar los peligros y los principios.

   Otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos. Yo puedo hacer lo que te está negado por tu responsabilidad al frente de Cuba y llegó la hora de separarnos.

   Sépase que lo hago con una mezcla de alegría y dolor, aquí dejo lo más puro de mis esperanzas de constructor y lo más querido entre mis seres queridos... y dejo un pueblo que me admitió como un hijo; eso lacera una parte de mi espíritu. 
  
En los nuevos campos de batalla llevaré la fe que me inculcaste, el espíritu revolucionario de mi pueblo, la sensación de cumplir con el más sagrado de los deberes; luchar contra el imperialismo dondequiera que esté; esto reconforta y cura con creces cualquier desgarradura.

   Digo una vez más que libero a Cuba de cualquier responsabilidad, salvo la que emane de su ejemplo. Que si me llega la hora definitiva bajo otros cielos, mi último pensamiento será para este pueblo y especialmente para ti. Que te doy las gracias por tus enseñanzas y tu ejemplo al que trataré de ser fiel hasta las últimas consecuencias de mis actos. 
  
Que he estado identificado siempre con la política exterior de nuestra Revolución y lo sigo estando. Que en dondequiera que me pare sentiré la responsabilidad de ser revolucionario cubano, y como tal actuaré. 
  
Que no dejo a mis hijos y mi mujer nada material y no me apena: me alegra que así sea. Que no pido nada para ellos pues el Estado les dará lo suficiente para vivir y educarse.

   Tendría muchas cosas que decirte a ti y a nuestro pueblo, pero siento que son innecesarias, las palabras no pueden expresar lo que yo quisiera, y no vale la pena emborronar cuartillas.

Hasta la victoria siempre, ¡Patria o Muerte!

Te abraza con todo fervor revolucionario,

Ché