sábado, 10 de noviembre de 2018

El Cristo que enaltece a La Habana



Foto: Ismael Francisco
Seguí mis principios y traté de lograr una estatua llena de vigor y firmeza humana. Al rostro le imprimí serenidad y entereza como para dar alguien que tiene la certidumbre de sus ideas; no lo vi como un angelito entre nubes, sino con los pies firmes en la tierra.
-          Jilma Madera
El Cristo de La Habana es una atractiva e impresionante escultura ubicada a la entrada de la Bahía de La Habana,  en el pueblo de Casa Blanca. Pareciera que está glorificando y dando la bienvenida a todos. 
La escultora cubana Jilma Madera
La autoría es de la escultora cubana Jilma Madera, quien nació en Pinar del Río el 18 de septiembre de 1915, y fue la primera mujer en el mundo en realizar un monumento de tal dimensión.
La majestuosa obra tiene veinte metros de altura y se eleva a 51 sobre el nivel del mar, y para su construcción la artista utilizó 600 toneladas de mármol blanco de Carrara. 
El Cristo está formado por 12 capas horizontales, con 67 piezas que se montan en su interior, y su peso fue calculado en 320 toneladas.
Se inauguró el 25 de diciembre de 1958 con la presencia de Fulgencio Batista. Ese día durante el acto oficial la autora expresó: “Lo hice para que lo recuerden, no para que lo adoren: es mármol”.
La figura de Jesús fue esculpida de pie y mirando hacia la ciudad, con una mano en el pecho y la otra en alto, en actitud de bendecir. La creadora le dejó los ojos vacíos para que diera la impresión de que está mirando a todos desde cualquier lugar.  
Foto: José M. Correa
Un dato curioso es que en el interior de la base, de tres metros, la escultora depositó periódicos de la época y una pequeña cantidad de monedas.
Por encontrarse a la intemperie y tan elevada ha sufrido diversos desastres por las inclemencias climáticas y la contaminación atmosférica. Uno de los motivos fundamentales fue la ineficiencia del pararrayos con que contaba, reportándose impactos en los años 1961, 1962 y 1986 con afectaciones localizadas en la cabeza y el codo derecho. Por eso ha sido objeto de varias restauraciones.
Foto: José M. Correa
Al equipo encargado de su reconstrucción le fue otorgado el Premio Nacional de Restauración 2013, por el excepcional y riguroso trabajo de investigación científica, por el diagnóstico experto y la restauración integral del conjunto escultórico. Este colectivo realizó disímiles y complejas labores técnicas y artísticas, así como recomendaciones que garantizan su mantenimiento y conservación.
El 6 de noviembre de 2017 fue declarado Monumento Nacional, teniendo en cuenta sus valores artísticos y de arraigo popular.
Por su altura puede ser contemplado desde diferentes sitios de la capital y, a su vez, desde su posición se puede observar una atrayente vista de La Habana. 
Foto: José M. Correa
Resulta imposible no emocionarse ante tan bello y conmovedor ícono, con su color blanco luminoso, tan cerca de la tierra y del cielo, asentado en un lugar público de gran belleza. La Habana y sus habitantes, pronto a celebrar sus 500 años, cuentan con un Cristo erguido, elegante, vigoroso y certero.
El Cristo de La Habana parece bendecirnos cada día en esta tierra, que es nuestra, es de todos

miércoles, 31 de octubre de 2018

Hermosa Habana



 500 años de La Habana 1519-2019

... La Habana es muchas ciudades en una; son muchas cosas en una sola, son sus barrios… Es  una ciudad imaginativa, creadora…

-       Eusebio Leal Spengler
Historiador de la Ciudad de La Habana

A propósito de conmemorarse el próximo 2019 los 500 años de La Habana, dejo plasmado en su homenaje, unos apuntes de interés.
La Habana es la capital de Cuba y también una de sus 15 provincias. Fundada en 1514 con el nombre de San Cristóbal de La Habana. La tradición reconoce como fecha de fundación el 16 de noviembre de 1519, cuando el conquistador español Diego Velázquez estableció su tercer y definitivo asentamiento, el actual.
Hay varias hipótesis del origen de su nombre, la que más se acerca es la derivada del nombre de un cacique taíno llamado Habaguanex, que controlaba la zona de su primer asentamiento. El gentilicio de los nacidos en La Habana es habanero o habanera y su idioma oficial es el español.
Aunque es la provincia más pequeña, es la más poblada, con más de 2 millones de personas y está constituida actualmente por 15 municipios: La Habana Vieja, Centro Habana, Plaza de la Revolución, Playa, Marianao, Diez de Octubre, Cerro, Regla, San Miguel del Padrón, Cotorro, Arroyo Naranjo, Guanabacoa, Boyeros, Habana del Este y La Lisa.
Es el principal centro de la vida política, económica y socio cultural del país, encontrándose en ella las principales oficinas del gobierno y el Partido, así como las instituciones culturales, ministerios y centros científicos.
Monumento que acredita a La Habana como Ciudad Maravilla
El Centro histórico de la ciudad fue declarado, en 1976 Monumento Nacional por el Gobierno Cubano, y en 1982, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El 7 de diciembre de 2014 en Dubái, en la iniciativa New7WondersCities, La Habana fue elegida como una de las Siete Ciudades Maravilla del Mundo, distinguida sobre todo por su atractivo, por lo acogedor de su ambiente, y el carisma y jovialidad de sus habitantes. El 7 de junio de 2016 le fue conferido oficialmente su condición. En la explanada del Castillo de San Sal­vador de la Punta, a la entrada de la bahía, se develó el monumento y la placa conmemorativa que refrendan el reconocimiento otorgado.
Su patrimonio histórico, arquitectónico y cultural la convierte en una ciudad receptora de turismo internacional y de grandes eventos nacionales e internacionales de carácter socio- político, cultural y científico.
Nuestra Habana es la ciudad más cosmopolita del país. Su cultura tiene una diversidad de raíz africana, española, china y árabe. Es una ciudad de encantos arquitectónicos, de inolvidable historia y de sitios emblemáticos.
Sus costumbres y tradiciones hacen que su gente sea generosa, hospitalaria, alegre, digna, amante de la verdad y la razón y enormemente patriota.
La Habana, de inigualable belleza ha sido musa de inspiración para muchos. Poetas, músicos, escritores, cineastas, teatristas, y otras personalidades le han dedicado espacio de posteridad a sus calles, sus habitantes, sus barrios, su cultura, su historia, su amor, su valentía.

Hermosa Habana
Letra y Música de Rolando Vergara
Interpretada por Los Zafiros

Habana, Habana
Hermosa Habana
Lindo es tu Prado
Lindas son tus calles
Bello es tu mar

Habana,
A ti llega mi canto
Como el gemir de violines
Que sólo tocan para ti
Se ven en el cielo azul volar
Palomas como símbolo de paz
Que es la gloria para ti
Habana

sábado, 20 de octubre de 2018

Un Himno por la Patria



Para que espolee la sangre en las venas juveniles, el himno a cuyos acordes, en la hora más bella y solemne de nuestra patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres.
-       José Martí
Himno es una composición solemne, poética o musical, en alabanza de personajes o sucesos extraordinarios. Es una de las formas poéticas más antiguas que existen y surgen con las antiguas civilizaciones griegas y romanas. Con él se alababan a los dioses, y esta práctica llega hasta los días de hoy, en que los cristianos y católicos honran a Dios. Al pasar de los años, estas composiciones musicales logran exaltar el patriotismo, honor y gallardía de una nación al independizarse, llamándoseles himnos nacionales.
La melodía de La Bayamesa, la que se convertiría en nuestro Himno Nacional fue compuesta por Perucho Figueredo. Surgió en la lucha contra la metrópolis española, el 13 de agosto de 1867, cuando en reunión del Comité Revolucionario de Bayamo se le pide a Perucho compusiese nuestra Marsellesa. Su letra, nacida el 14 de agosto de 1867, convoca a los cubanos a defender la Patria y su libertad.
El 8 de mayo de 1868, Perucho Figueredo le solicita al músico Manuel Muñoz Cedeño la instrumentación del himno. El 11 de junio de ese mismo año fue interpretado por primera vez en público en la Iglesia Mayor de Bayamo, con motivo de las festividades religiosas católicas del Corpus Christie y en presencia del gobernador español. La marcha sorprendió a todos por tener un carácter épico.
El 10 de octubre de 1868, al mando de Carlos Manuel de Céspedes, se inicia la Guerra de los 10 años por la independencia de Cuba del colonialismo español. El 18 es tomada la ciudad de Bayamo por las fuerzas mambisas y la capitulación de las fuerzas españolas ocurre en la noche del 20 de octubre de 1868.
Las tropas rebeldes, al fragor de la victoria y de la alegría sin par entonaron la marcha que se hizo eco de todo el pueblo. Ante este despertar del pueblo cubano y su independencia, y en medio de tal algarabía, Perucho escribió en una hoja la letra del himno y que pasó de mano en mano, multiplicándose el llamado de libertad.
Como no se contaba con la partitura inicial, la composición sufrió varias versiones, una de Antonio Rodríguez Ferrer y la otra de José Marín Varona. Después de obtener el original de puño y letra de Perucho Figueredo y de varios análisis, se acordó mantener la versión de Antonio Rodríguez Ferrer.
En 1983 se presentó una propuesta definitiva del Himno Nacional por investigador y musicólogo Odilio Urfé a la Asamblea Nacional del Poder Popular la que fue aprobada y editada en partitura y fonograma para conocimiento público.

La letra original de La Bayamesa era la siguiente: 

Al combate corred, bayameses,
que la patria os contempla orgullosa.
No temáis una muerte gloriosa,
que morir por la Patria es vivir.

En cadenas vivir, es vivir
en afrenta y oprobio sumido.
Del clarín escuchad el sonido.
¡A las armas valientes corred!

No temáis; los feroces iberos
son cobardes cual todo tirano
no resiste al brazo cubano
para siempre su imperio cayó.

Cuba libre; ya España murió
su poder y orgullo do es ido
¡Del clarín escuchad el sonido,
a las armas valientes corred!

Contemplad nuestras huestes triunfantes
contempladlos a ellos caídos,
por cobardes huyeron vencidos
por valientes supimos triunfar.

¡Cuba libre! Podemos gritar
del cañón al terrible estampido
¡Del clarín escuchad el sonido,
a las armas valientes corred!


Cuando se oficializó como Himno Nacional de Cuba se suprimieron las estrofas que se referían a las ofensas y humillaciones de casi cuatro siglos de colonización del gobierno español y que en esos momentos herían la sensibilidad y simpatía de los pueblos de España y Cuba unidos siempre por grandes lazos de amistad y cultura.

La letra actual del Himno Nacional es:

Al combate corred, bayameses,
que la Patria os contempla orgullosa.
No temáis una muerte gloriosa,
que morir por la Patria es vivir.

En cadenas vivir, es vivir
en afrenta y oprobio sumido.
Del clarín escuchad el sonido.
¡A las armas valientes corred! 


En el Decreto No.74 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros del 22 de agosto de 1980 en uno de sus Por Cuantos dice:
La Constitución de la República reconoce y declara en su Artículo 4 el Himno de Bayamo como uno de los tres símbolos nacionales que han presidido por más de cien años las luchas cubanas por la independencia, por los derechos del pueblo y por el progreso social…”

Este 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana se conmemora 150 años de entonar por primera vez La Bayamesa, nuestro Himno Nacional.
Cada cubano, donde quiera que se encuentre, al escuchar el Himno se conmueve y lo hace con respeto y orgullo, patriotismo y firmeza. 

http://laesquinadecarmita.blogspot.com/2017/10/patria-identidad-y-cultura.html

domingo, 29 de julio de 2018

Un nuevo comienzo



“Una bella ancianidad es, ordinariamente, la recompensa de una bella vida”.

Pitágoras de Samos, Filósofo y matemático griego.



A las puertas de cumplir los 62 años me empezó a rondar la idea de jubilarme, pues ya rebasaba la edad establecida, y merecía transitar por ese otro camino que constituye un proceso más en la vida de cada persona así como es el comienzo de los estudios o el inicio como trabajador.

Debo confesar que me llevó medio año tomar la decisión, muy poco tiempo comparado con los casi 45 de trabajo. Me fui preparando emocional y sicológicamente, así fueron creándose algunas expectativas que luego de mucho meditar me ayudaron a organizar las nuevas propuestas de vida para un futuro. El desarrollo en mi profesión y los disímiles compañeros y amigos que han sido parte de mí desde mis inicios influyeron en ella.

La jubilación, según los estudiosos del tema “… es uno de los eventos vitales que más afectan en la vida de una persona ya que de repente la persona sufre una alteración de sus rutinas diarias”.
El trabajo en cada persona define su identidad pues a lo largo de los años se van incorporando a su vida, amigos, actividades, hábitos y costumbres que hacen que sus relaciones humanas y sociales se incrementen. 
 Después de jubilarse es importante mantener las relaciones y buscar nuevas actividades satisfactorias que influya en la socialización y en el desarrollo de su vida en la sociedad. 




 El trabajador muchas veces no está preparado sicológicamente de cómo llevar a término su vida laboral. En mi caso, me sentí afortunada de llegar a la edad, satisfecha de la labor cumplida y deseosa de continuar con la participación social y de comunicación en defensa del desarrollo espiritual, profesional y socioeconómico que hacen llevar mejor calidad de vida.

Mi familia, en especial mis hijos, me han apoyado siempre a lo largo de mi vida y hoy acogen con orgullo mis nuevos proyectos y deseos para mantener activa el bienestar en esta nueva etapa.

 Aunque sobre la vejez y la jubilación existen diferentes mitos, todo depende de la forma en que cada persona afronte cada uno de estos eventos, y en mi caso, me he sentido muy feliz y realizada para emprender un nuevo comienzo.