jueves, 7 de agosto de 2014

Konstantín Stanislavski: Director y maestro de la actuación



"El actor debe conseguir encontrarse en un ambiente de auténtica verdad interior… Sólo un arte lleno de experiencias directas y vitales del actor puede transmitir los matices impalpables y toda la profundidad de la vida interior de un personaje. Sólo un arte así puede enriquecer la experiencia espiritual del espectador"


Konstantín Serguievich Stanislavski, muere un día como hoy, el 7 de agosto de 1938 a la edad de 75 años en la URSS.
Nació el 5 de enero de 1863 en Moscú, Rusia. Actor y director teatral de fama mundial. Creador del método interpretativo Stanislavski.
De muy joven formó su primera compañía con sus hermanos y algunos primos y se estrenó en 1877 con un vaudeville representado en el pequeño teatro construido en la finca propiedad de su familia. Su interés en ser actor nació inmediatamente. Tuvo que trasladarse a París para trabajar en los negocios de su padre, ya en la capital francesa actuó en compañías de aficionados y conoció a un actor polaco a punto de retirarse llamado Stanislavski, cuyo nombre adoptó para trabajar bajo seudónimo y poder realizar sus experimentos e investigaciones teatrales con mayor libertad.
En 1888 es nombrado director de la Sociedad de Artes y Letras y la subsidia con su propia fortuna personal. Esta agrupación semiprofesional sin teatro propio, tenía como objetivo agrupar a profesionales de las distintas ramas del arte y presentar espectáculos para los socios.
 Stanislavski se despoja de todos los clichés, los trucos teatrales falsos, basando su actuación en la observación de la vida real, en el comportamiento real.  Actúa en clásicos del dramaturgo francés Molière, Georges Dandin, y del escritor romántico ruso Alexander Pushkin, El avaro caballero, ganando una valiosa experiencia en la actuación y en la dirección de profesionales experimentados que estuvieron involucrados con la Sociedad de Artes y Letras. En 1898, junto al autor teatral Vladimir Nemirovich-Danchenko fundó el Teatro de Arte de Moscú, que puso en escena las grandes obras de Chéjov.  Pronto empezó a desarrollar su sistema de interpretación que pretendía que el mundo emotivo de los personajes fuera proyectado al espectador de forma verídica y alejado de toda artificialidad, en un efecto de «realismo psicológico» y junto al éxito de las obras de Chéjov, Gorki y otros escritores contemporáneos, la perfecta eficiencia de la compañía, la magia de la puesta en escena y el singular talento de él como director convirtieron este teatro en uno de los más importantes de su época.
Dánchenko comparte la insatisfacción de Stanislavski con el estado del teatro ruso. Rechazaban el teatro de la época y querían crear un nuevo tipo dedicado a los altos estándares de actuación y producción. El objetivo fundamental consistía en que el teatro fuera también una herramienta de educación. Sus ideas reformistas concluyen que para fundar un teatro de alta categoría era importante la elección del reparto de actores y que el teatro debía ofrecer condiciones y comodidad para mayor satisfacción de los mismos. Plantean que aquel que se dedica al teatro debe ser un ejemplo de higiene mental y física.
Su pretensión era elevar el nivel del teatro ruso, eliminando los malos hábitos arraigados en los actores y elevando su profesionalidad. Es por eso que decide aumentar el número de ensayos y reducir el de estrenos. Relanza el Teatro de Arte de Moscú bajo los moldes soviéticos. 

Paralelamente a su trabajo como director y actor, Stanislavski llevó a cabo una importantísima labor como pedagogo, creando el llamado "método de las acciones físicas", conocido también como "sistema Stanislavski", que consiste básicamente en hacer que el actor experimente durante la ejecución del papel emociones semejantes, parecidas a las que experimenta el personaje interpretado. Para ello se recurre a ejercicios que estimulan la imaginación, la capacidad de improvisación, la relajación muscular, la respuesta inmediata a una situación imprevista, la reproducción de emociones experimentadas en el pasado, la claridad en la emisión verbal.
El "sistema" a esta altura se había convertido en el método de trabajo del Teatro de Arte y Stanislavski enseñaba a una nueva generación de actores y directores.
 Estimulaba a sus alumnos para que llegaran a conocerse a sí mismos y, por lo tanto, a controlar y medir los movimientos libres de su subconsciente, por medio de un conocimiento vigilante y riguroso. Su objetivo era hacer surgir del hombre al actor, identificando su expresión con la sinceridad, y el arte con la verdad. No se aspira a una interpretación natural, sino a una interpretación verdadera; no se trata de representar los sentimientos, sino de experimentarlos realmente en la escena con la ayuda de la llamada "memoria emotiva".

En sus últimos años una parálisis progresiva le alejó del escenario, pero continuó su labor como director y pedagogo al frente del Teatro de Arte y del Estudio de Ópera del Teatro Bolshói
 Stanislavski nos deja un gran legado literario, además de dejar numerosas notas y apuntes, que han sido publicados tras su muerte, escribió dos libros: "Mi vida en el arte" y "El trabajo del actor sobre sí mismo". 

En 1957 se publica póstumo su libro "El trabajo del actor sobre el personaje", que aborda la caracterización física de los actores, el vestuario, la expresión corporal, la plasticidad del movimiento, la contención y el control, la dicción y el canto, la acentuación y la expresividad, el ritmo en el movimiento y el lenguaje y la ética teatral, da fe de la riqueza de experiencias, el talento didáctico y el sentido dramático del gran actor y director de escena.
Mantuvo estrechas relaciones con Chéjov, Gorki y en numerosas ocasiones puso en escena las obras de Ibsen, Goldoni y Hauptmann, entre otros autores.
En 1947, siguiendo las enseñanzas de Stanislavski, se fundó en Nueva York el Actor's Studio, la famosa escuela de interpretación dirigida por Lee Strasberg.
En 1917 fue nombrado Miembro de la Academia de Ciencias de San Petersburgo y en 1936 Artista del Pueblo.
Su método que influyó en todos los medios de expresión escénica a nivel internacional se mantiene vigente y es de obligado estudio en todas las esferas de la actuación, nutriendo de conocimiento y profesionalidad a los actores y a los movimientos escénicos.
Con este pequeño homenaje recordamos al maestro de la interpretación Konstantín Stanislavski.