domingo, 15 de junio de 2014

Tercer domingo de junio: Día de los Padres


“Amigos fraternales son los padres, no implacables censores. Fusta recogerá quien siembra fusta: besos recogerá quien siembra besos”.
                                José Martí   

   El Día de los Padres se debe a la idea de la Sra. Sonora Smart Dodd, quien asistía a una misa con motivo del día de la madre y se le ocurrió hacer otra misa para homenajear a su padre, un veterano de la guerra civil que había enviudado quedando a cargo de los cinco niños y criándolos de manera ejemplar.
   Originalmente la idea era que la misa se celebrara el 5 de junio, día del cumpleaños de Mr. Smart, pero por la premura en los preparativos se decidió correr la fecha. 
   Es así como tuvo lugar en Washington el 19 de junio de 1910. Oficialmente se celebra en todos los Estados Unidos desde 1924, cuando el presidente Calvin Coolidge, lo declaró como celebración nacional.
   En 1966 el presidente Lyndon B. Johnson firmó una proclamación que declaraba el 3er. domingo de junio como fecha para la celebración.
   En Cuba, la primera celebración de esta fecha se remonta a 1938, cuando la escritora Dulce María Borrero, realizó varias acciones para lograr instaurar esta tradición como muestra de amor al cariño entregado por los padres. La fecha escogida fue también el tercer domingo de junio, como acontece en muchos países de América Latina.
   En ocasiones tanto hombres como mujeres piensan que el rol del padre es limitado, que ellos solo están para aconsejar sobre las amistades, sobre las profesiones, la educación ante las féminas, el deporte y otras.
   Creen que a ellos no les toca la parte de la ternura, del beso en la mejilla o en la frente, el abrazo, ser amorosos…
   La vieja tradición no contempla en ellos bañar a los hijos, lavarles la cabeza, lavar los pañales, y otras tareas que dicen ser exclusivas de la madre.
   Después de la lucha por la igualdad de género hemos visto cómo ha variado nuestra visión de la figura del padre. Ya no es solo el jefe de familia, ya no es solo el hombre rudo y machista, al que se respetaba con temor al castigo.
   Hoy en nuestra sociedad el padre es un miembro de la familia muy importante en el empeño y desempeño de sus hijos, cada noche es importante tenerlo en su regazo, amarlo con ternura, educarlo, alimentarlo, cuidarlo…
   No nos reunimos solo para estar con papá, celebramos con los tíos, abuelos, hermanos, con cada uno de los integrantes masculinos de la familia.
   Recuerdo con mucho cariño a mi querido padre, nacido como Maceo y Che un 14 de junio, siempre a nuestro lado, querido por todos. Hoy a mi amado hijo, padre también de dos niños y hacedor de historias tiernas, de desvelos, de amor, educación y formación. Compartiendo los quehaceres de la casa con el mismo rigor y responsabilidad que los demás miembros, es cada día ejemplo de padre.
   Reciban todos en este tercer domingo de junio, Día de los padres, un beso en la mejilla y un bien fuerte Felicidades papá!