sábado, 12 de abril de 2014

Razones



   Desde muy jovencita - ya no lo soy tanto-, he deseado escribir, y como todos, alguna vez lo hice. Por aquellos años en una libreta rayada, daba lo mismo con lápiz o con bolígrafo, lo mismo poemas que algún sentimiento que daba vueltas en mi cabeza de adolescente, no importaba, lo importante era que quedara escrito, que quedara plasmado en el papel las pasiones, los amores y desamores, los tropiezos, las alegrías y también las tristezas.
   Guardé celosamente aquella libreta con todos y cada uno de los apuntes y poemas durante muchísimos años, hasta un día en que mi hija la descubrió y quiso leerla, releerla, y tal vez -estoy segura-, copiarme alguna frase que le haya gustado.
   Ella como yo, o igual a todas, tuvimos diarios, libretas de poemas y hasta secretos, a veces compartidos con una amiga. No sé qué rumbo tomaron aquellos sentimientos llevados a escritura tantos años engavetados, y tantas veces releídos, y por más que me esfuerzo día a día en su búsqueda no logro encontrar ni tan solo una de sus hojas portadora de tantos recuerdos.

   Quizás, en algún momento aparezca, deseosa de volver a ser leída y feliz por sentirse importante. Ahora, con la Era digital, Internet, Facebook, Twitter, blogs, y muchas otras redes sociales mis deseos han vuelto a florecer, incrementándose cada vez más.
   Más de una vez he comentado con una amiga el deseo de abrirme un blog, “pues qué esperas”?, me ha dicho, solo que no me he atrevido, quizás por no ser escritora ni periodista; ni siquiera algo que se le parezca.
   Son muchos los temas sobre los que me gustaría escribir: sobre cultura en general, teatro, cine, literatura, valores éticos y morales, los hijos, la familia, los queridos amigos, que también forman parte de la familia, la vida cotidiana, sufrimientos, experiencias.
   También sobre algún tema que me parezca interesante y eso necesita tiempo, investigación y sobre todo mucha dedicación para que el mensaje llegue con la intención con que fue ideado.
   Hoy he estado meditando y he llegado a la conclusión que va quedando poco tiempo y muchísimas cosas por hacer, por ese motivo es que he decidido no dilatar más el comienzo de mi blog y a través de él poder recibir todos los comentarios que me ayuden a lograr llegar a ustedes de la mejor manera.
   Lograr también en buena medida que sean capaces de sugerirme algunos temas de interés.
   Estoy muy feliz de contar con muy buenas amigas y amigos que siempre me han estimulado para decidirme a emprender este proyecto, y que siempre han confiado en mí.
   Sé también que serán mis mejores y mis más fuertes críticos. Siento con mucha tristeza que personas muy importantes, queridas e imprescindibles en mi vida no puedan leerme ni ver hecho realidad este intento por no encontrarse ya físicamente entre nosotros; pero estoy segura que hubieran aprobado y apoyado el comienzo de este propósito, y que lo aprueban.