jueves, 20 de agosto de 2015

Rita de Cuba, Rita la Única



De Cuba,  porque su arte expresa hasta el hondón humano lo verdaderamente nuestro; La Única, pues solo ella y nadie más, ha hecho del solar habanero, de la calle cubana, una categoría universal.”
- Nicolás Guillén

Rita Montaner, graduada de piano, canto y armonía, una de las artistas cubanas más universales. Incursionó en el teatro, la radio, el cine y la televisión alcanzando notable éxito nacional e internacional
Su nombre Rita Aurelia Fulceda Montaner y Facenda nació en Guanabacoa el 20 de agosto de 1900 y falleció en La Habana el 17 de abril de 1958. Conocida como La Única.
Compartió escenario con prestigiosas figuras cubanas e internacionales. Se hizo acompañar en las orquestas por destacados compositores de la época quienes también escribieron partituras especialmente para ella como Gonzalo Roig con Cecilia Valdés, Moisés Simons con El manisero, Eliseo Grenet con Ay Mamá Inés, Ernesto Lecuona con El cafetal, Gilberto S. Valdés con Ogguere. Su mayor desarrollo fue como cantante de arte lírico con grandes habilidades y versatilidad interpretativa. También incursionó en numerosas películas mexicanas, particularmente las del llamado Cine de Rumberas.
Desde 1910 realizó estudios de música, teoría de la música, armonía, piano, y canto en el Conservatorio de Música y Declamación de La Habana Eduardo Peurellade; en Nueva York fue discípula de canto del profesor italiano Alberto Bimboni.
Hizo dúo con la reconocida cantante Lola de la Torre en la ópera La Gioconda, de Amilcare Ponchielli y sobre su interpretación en esta obra dijo Alejo Carpentier: “...La señora Montaner nos llamó la atención por su timbre de voz exquisito, que acaricia el oído, así como por su mucha seguridad al atacar las notas altas y su escuela inmejorable.”

Tuvo el privilegio de ser acompañada al piano por el maestro y compositor Ernesto Lecuona en el Festival de Música Cubana. Cantó a dúo con Alejandro García Caturla y acompañada por la Orquesta Sinfónica de La Habana bajo la dirección de Gonzalo Roig.
En 1926, interpretó el aria de «Un bel di vedremo» de la ópera Madame Butterfly y el aria «Mi chiamano Mimi», de la ópera La Bohème, del compositor italiano Giacomo Puccini. Trabajó en Nueva York con la compañía Follies Schubert en el cuadro español, Una noche en España, y en el Teatro Apolo, con el violinista Xavier Cugat.
Estrena en 1927 en el Teatro Regina (Cine Jigüe), el sainete Niña Rita o La Habana en 1830, de Lecuona y Eliseo Grenet, después interpretó el famoso, tango congo ¡Ay!, Mamá Inés y Siboney.
Viaja a París en 1929 en compañía de Sindo y Guarionex Garay, el pianista Rafael Betancourt y los bailarines Carmita Ortiz y Julio Richard.
 Sobre sus actuaciones en París, dijo Alejo Carpentier: «No puede negarse la influencia que tuvo, el año pasado, la actuación de Rita Montaner, en esta invasión de aires tropicales. Rita Montaner, en el dominio de lo afrocubano, resulta insuperable. Es, en su género, intérprete tan fuerte como pudo serlo, en el suyo, una Florence Mills. Con ella nos situamos lejos de la lánguida dilettante vocal, que canta criollas melosas entornando los ojos y crispando los dedos sobre un abanico ochocentista.Rita Montaner se ha creado un estilo: nos grita, a voz abierta, con un formidable sentido del ritmo, canciones arrabaleras, escritas por un Simons o un Grenet, que saben, según los casos, a patio de solar, batey de ingenio, puesto de chinos, fiesta ñáñiga y pirulí premiado [...]. Rita Montaner tiene el gran mérito de haberse especializado en la interpretación de ese folklore, calificado por algunos de bárbaro y poco elegante. Gracias a ella, sus compositores favoritos, Simons, Grenet, y otros, pueden ver sus canciones puestas en valor de modo admirable [...].»
Y en otra crónica apunta Carpentier: «En pocos años, Rita Montaner alcanzó una popularidad extraordinaria. Creó un estilo, imitado hasta la saciedad.En épocas de tensión política, todo el público de la isla estaba atento a las coplas que cantaba La Chismosa, personaje de su creación. Y, a medida que pasaban los años, su voz adquiría en elocuencia, en poder de expresión, lo que el tiempo le restaba de frescor... Es probable que la máquina trituradora de talentos que es la radio, la haya llevado a prodigarse demasiado, poniendo su personalidad al servicio de emisiones más o menos mediocres. Pero Rita era Rita, y la Rita de Ogguere, de Negro bembón, de Chivo que rompe tambó, se resolvió, no hace mucho tiempo, a asombrar a quiénes tal vez la creyeran próxima al ocaso.Volviendo a la partitura seria, se dio a interpretar una ópera de Gian Carlo Menotti con tal dominio de sus medios, con tanta autoridad y fuerza dramática, que el acontecimiento tuvo, para muchos, el valor de una revelación tardía. Rita Montaner desafiaba magníficamente el paso de los años, mostrando que nada había perdido de su personalidad.»
Fue contratada en 1929 por la compañía de Velasco  para actuar en Valencia. Vuelve a Nueva York en 1931 cantando en varias radioemisoras y en el show musical contratada por Al Jolson. El crítico Juan Paraíso escribe: «la artista cubana se destaca por el ritmo peculiar que imprime a sus canciones. Hay en la voz de Rita Montaner inflexiones cálidas, sabrosas, genuinas de su trópico maravilloso, que la personalizan y elevan sobre todas las figuras de la Compañía [...]».  
Rita con Bola de Nieve
Rita viaja a México en 1933, con Bola de Nieve, como pianista acompañante. Regresa a Cuba, vuelve a Estados Unidos y hace una gira por Argentina.
De regreso trabajó en el teatro Principal de la Comedia. Integra el elenco de la Compañía de Zarzuelas Cubanas que se presentaba en el Teatro Martí, y más adelante pasó a trabajar con Lecuona. Establece relaciones de trabajo con el compositor Gilberto Valdés, y desde entonces se convirtió en una de las más importantes intérpretes de su obra.
En 1940 interpretó el sainete lírico de Rodrigo Prats, Amalia Batista. En 1941 interpretó por la CMQ, la novela Cecilia Valdés, del escritor cubano Cirilo Villaverde. Se presentó en el teatro Nacional con el cantante argentino Hugo del Carril, y realizó una actuación especial en el filme Romance musical.
En Argentina coincide con Mecha Ortiz y su Compañía, Hugo del Carril, Libertad Lamarque y Nini Marshall. A su regreso actuó en La viuda alegre, de Franz Lehar, junto a Maruja González y Jorge Negrete.
El 24 de febrero de 1945 fue coronada Reina Nacional de la Radio. Desde 1946, actúa en el Cabaret Tropicana, acompañada al piano unas veces por Ignacio Villa (Bola de Nieve) y otras por Felo Bergaza.
En 1947 viajó a México para actuar en el filme María la O, basada en la zarzuela de igual título de Lecuona. En 1948 viajó a Estados Unidos con Carlos Pous y Felo Bergaza para actuar en el Teatro Hispano. Hizo el personaje de la negra Mercé en el filme mexicano Angelitos negros, junto a Pedro Infante.
Rita formó parte en 1951 del elenco artístico del Canal 6 (CMQ Televisión). Fue la figura principal del espectáculo musical celebrado en 1952 en el Teatro Blanquita (hoy Karl Marx). Después actuó en 1953 en Radio Continente, de Caracas, Venezuela. Fue contratada por el Cabaret Montmartre para las producciones Son y Danzón, dirigidas musicalmente por el compositor Félix Guerrero, con coreografía de Alberto Alonso. En otra producción del mismo cabaret, actuó en la revista La calle, junto a Benny Moré y el Trío Matamoros.
Rita actuó en la ópera del compositor italo-norteamericano Gian Carlo Menotti, La medium, presentada en la sala-teatro Hubert de Blanck, bajo la dirección musical de Paul Csonka. La última función en la que actuó la gran Rita fue en la comedia británica Fiebre de primavera, de Noel Coward, bajo la dirección de Rubén Vigón, puesta en julio de 1957 en la sala Arlequín.
Murió de cáncer en La Habana el 17 de abril de 1958, dejando un legado musical. Rita Montaner sigue viva en la música cubana.
Rita, La única, como escribiera Nicolás Guillén en 1942: “Rita de Cuba, Rita la Única…No hay adecuado modo de llamarla, si ello se quiere hacer con justicia… De Cuba, porque su arte expresa hasta el hondón humano lo verdaderamente nuestro; La Única, pues solo ella y nadie más, ha hecho del solar habanero, de la calle cubana, una categoría universal.”